Cuatro asuntos con preguntas para un claustro no presencial

Cuatro asuntos con preguntas para un claustro no presencial

El claustro es siempre una excelente oportunidad para plantear cuestiones de la vida universitaria de cariz puntual, pero también de largo aliento. En ocasiones la urgencia las domina, en otras es la retórica del deber ser, cuando no de aquellos deseos que se saben de antemano de difícil, e incluso quimérica, realización. Aquí van unos cuantos asuntos de naturaleza variopinta que hoy llaman mi atención.

(1) La USAL es un centro fundamental de enseñanza del español para miles de extranjeros, pero lo es no sólo en su estudio filológico y literario, sino también con relación a otros ámbitos científicos. ¿Se está teniendo en cuenta que el español puede convertirse en una lengua de referencia en el desarrollo de la inteligencia artificial? En los planes del futuro inmediato, ¿cómo se vincula con la promoción del español la transición digital regida por el big data?

(2) La USAL es uno de los principales centros españoles de destino para miles de estudiantes extranjeros, tanto en lo relativo a sus programas oficiales y de títulos propios como de enseñanza del español. Con respecto a los primeros y dado el incremento de la presencia de estudiantes procedentes de China ¿se está siguiendo una política común para todas las titulaciones en relación con el reconocimiento de su nivel de español? Si la respuesta es afirmativa, ¿cuál es dicha política? Si es negativa, ¿por qué no se considera necesaria habida cuenta de los problemas que se producen día a día?

(3) ¿Tiene la USAL una política concreta para ayudar a posicionar sus revistas en los lugares más altos posibles de los diferentes índices de impacto? Si la respuesta es positiva, ¿cuáles son sus instrumentos?

(4) La cooperación al desarrollo se integra en la esencia de la USAL, sin embargo, en los últimos tiempos pareciera estar adormilada. No hay visibilidad de las acciones que pudieran estar realizándose en este ámbito. Desde la iniciativa tomada hace ya más de una década de poner en marcha una oficina que se dedicara explícitamente al asunto, de la realización de proyectos propios en dicho ámbito y de la posibilidad de que el personal de la USAL donara para cooperación el 0,7% de su salario, no he escuchado nada nuevo, ni siquiera conozco si aquellas medidas siguen en pie. ¿Es así? ¿Qué planes hay al respecto?

Manuel Alcántara Sáez


Agradecemos que difundas

Catedrático de Ciencia Política y de la Administración